Crucifijo

Anónimo

Marfil tallado

24,3 x 13,1 x 3 cm

Siglo XVIII

 

Dentro del ciclo de la Pasión de Cristo, uno de los temas más representados es la imagen de Jesús crucificado. Esta iconografía sigue un modelo estandarizado en el que se representa a Jesucristo con las heridas de la Pasión, el perizoma y una corona de espinas. En ocasiones acompañan a esta figura las imágenes de Juan Evangelista, la Virgen María o María Magdalena. Es importante señalar que esta composición puede variar según las condiciones del lugar dentro del cual vaya a articularse. 

Al ser uno de los temas iconográficos más difundidos en el arte colonial es posible encontrar imágenes en diversos medios, técnicas y formatos. Esta escultura tallada en marfil, ayuda a entender la circulación de bienes de lujo durante el periodo colonial. El marfil provenía de las rutas comerciales asiáticas entre países como Japón, India, China y las Filipinas. Por lo general, el marfil en forma de materia prima o como material trabajado se exportaba, junto con especies, piedras preciosas, porcelanas y sedas, desde las Filipinas a Acapulco, México, y de allí a los demás territorios americanos y a Europa. Esta ruta comercial tuvo su mayor auge desde mediados del siglo XVII hasta 1815, año en el que el galeón Magallanes hizo su último viaje de Acapulco a Manila, capital de las Filipinas que por entonces era una colonia española.

El lujo asociado a estos materiales permitió que para el siglo XVIII las élites criollas vieran en ellos una forma de expresar su riqueza y poder. Esta lógica de la ostentación, presente en otro tipo de elementos, como aquellos labrados en plata, permitió que el marfil se utilizara tanto en espacios domésticos como públicos, ya que transmitía estatus social y poder. Por esta razón, pequeños objetos devocionales, como este Crucifijo, se realizaban en materiales costosos que permitían ostentar riqueza mediante las prácticas religiosas.

 

¡Para saber más sobre las diferentes relaciones globales que se crearon
durante el periodo colonial ven y visita la Sala 2 del Museo Colonial:
El viaje: Encuentro y transformación de dos mundos!